32.000 VISITAS, SI TIENES ALGO QUE PUEDAS APORTAR, PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS cunitmar@gmail.com

Crisis y desaparición del PSUC. El recuerdo de un gran partido comunista.


El Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC) fue el partido principal partido de izquierda catalana durante el franquismo.

En la clandestinidad, durante el franquismo. 

Durante el período de clandestinidad, muchos dirigentes del PSUC murieron por la represión política.

En 1940 Alejandro Matos fue asesinado en comisaría, mientras que Otilio Alba y Tomás Pons serían posteriormente fusilados.

En el 1942 fueron fusilados Jame Girabau, Isidoro Diéguez y Jesús Larrañaga, que habían llegado clandestinamente procedentes de México y que fueron detenidos en la frontera de Portugal.

En 1946 son fusilados Francesc Serret y Joan Arévalo.

En 1949 son fusilados en Barcelona Joaquim Puig Puidemunt, Numen Mestre Ferrando, Ángel Carrero y Pere Valverde. La dirección del PSUC en el exilio quedó formada por Josep Moix, Rafael Vidiella, Wenceslao Colomer, Josep Romeu, Margarida Abril y Pere Ardiaca. Pero la dirección en el interior fue tomando fuerza.

En 1956 se celebra el I Congreso del PSUC en Francia, donde se propone un nuevo punto de partida político y organizativo. Participan 50 delegados del exilio y del interior (universitarios y obreros).
Se aprueba la política de reconciliación nacional.

En 1965 se celebró el II Congreso del PSUC en Francia, con la participación de 90 delegados, que aprueban una línea de impulso al movimiento estudiantil y obrero. De este forma colaboró en la formación de CCOO.

Desde finales de los años 60 ocupó la Secretaría General del PSUC Gregorio López Raimundo. Su vida es muy interesante. Fue un luchador contra el franquismo, detenido y torturado por la policía. Ese rictus que le hacía aparecer como sonriente fue consecuencia de las descargas eléctricas que le aplicaron en una de las detenciones. Comité francés para pedir la liberación de Gregorio López Raimundo y de los demás presos antifascistas en las cárceles de Franco.

El PSUC en 1969 participó en la "Coordinadora de Fuerzas Políticas de Cataluña" y en 1971 en la Asamblea de Cataluña, donde su representante fue Antoni Gutiérrez Díaz.

En 1973 se celebra el III Congreso del PSUC con la participación de 200 delegados.

En 1974 ingresa gran parte de la Organización Comunista de España-Bandera Roja (Jordi Solé Tura, Alfons Carles Comín, Jordi Borja, etc.). Como anécdota se empezó a llamar a este grupo los “coministas” (por Comín). Alfons Comín (izquierda) con Jordi Solé Tura.

En 1975 participó en el "Consejo de Fuerzas Políticas de Cataluña", enviando como representantes a Josep Solé i Barberà y a Gregorio López Raimundo.

En 1976, el PSUC participó en la convocatoria de la Diada, el 11 de septiembre, celebrada en San Baudilio de Llobregat. Poco a poco volvían los exiliados.

Legalización y crecimiento. Primeras elecciones

Poco después de que lo hiciera el PCE, el PSUC se legaliza en abril de 1977. En pocos días se intensifican las afiliaciones y la apertura de locales. Los datos de mayor afiliación estarían sobre los 40.000 militantes en 1978. Fiestas como el mitin en el camping "La Tortuga Ligera" serán concentraciones de masas donde se vio la fuerza del partido (hasta 100.000 asistentes llegaron a concentrar en 1977), el tercero más importante de Europa Occidental proporcionalmente al conjunto de la población.

Imagen: poco después de la legalización del PSUC, durante el miting en el Palau d'Esports de Barcelona, 9 mayo de 1977. Galería Flickr de Manel Armengol
En IV Congreso Gregorio López Raimundo fue elegido Presidente y Antonio Gutiérrez Díaz Secretario General. Gregorio López Raimundo a la ozquierda. A su lado, Antonio Gutiérrez Díaz.

En las elecciones generales de 1977 en Cataluña tuvieron un protagonista, reconocido por muchos periódicos, fue el PSUC con su campaña. Fue la más colorida y distinta de los demás partidos. El último cartel decía “el PSUC de la vida”, jugando con las palabras “suc” (jugo en catalán) y PSUC. Los resultados fueron 8 diputados catalanes comunistas, siete por Barcelona (allí fue el segundo partido después del PSOE) y uno por Tarragona (el tercero en esta provincia). En Lleida y Girona no se obtuvo nada, cosa lógica a los dos meses de la legalización.

Cartel electoral PSUC 1977
En las elecciones generales de 1979 se volvieron a repetir los resultados anteriores.

En las elecciones autonómicas de 1980 obtuvo 25 diputados de 135, siendo la tercera fuerza política. 

Problemas 

A partir de estos momentos la cosa es muy complicada y enredada. Es difícil de entender y no perderse. 

Aquí se empezaron a manifestar los problemas internos. El partido estaba dividido en tres tendencias. Estaban los Eurocomunistas, en cuya cabeza estaban López Raimundo y Gutierrez Díaz, que seguían la línea oficial del PCE. Estaban los Prosoviéticos, cuya cabeza era Pere Ardiaca, opuestos a la línea anterior y seguidores incondicionales de la URSS. Y estaban los Leninistas, cuya cabeza era Francesc Frutos, opuestos a que se quitara el término leninismo de los estatutos. Francesc Frutos, en 1984, líder del sector leninista del PSUC. Pere Ardiaca i Martí. Histórico del PSUC, tras la crisis de este partido en 1982, fue uno de los impulsores y fundadores del Partit dels Comunistes de Catalunya (PCC), al que lideró hasta su muerte (1985, Moscú).

Las tensiones que generó la política de la Transición, además de diversas caracterizaciones sobre política internacional, provocaron tensiones internas que acabaron estallando en el V Congreso del PSUC, donde salieron aprobadas como mayoritarias las tesis del sector comunista.

Aunque estas tensiones ya se hicieron notar en la III Conferencia política de 1979, llegado el momento de la definición del partido y la inclusión o no del término leninismo en los estatutos.

Las tensiones fueron creciendo hasta que desde la dirección del PCE, por sugerencia de Carrillo, se ordenó hacer una eliminación de los leninistas. Esto originó una reacción. En el V Congreso de enero de 1981 se dio un vuelco; la tendencia eurocomunista perdió la mayoría, y la dirección quedó en poder de la coalición formada por los prosoviéticos y los leninistas. La Presidencia la ocupó Pere Ardiaca y la Secretaría General Francesc Frutos. Como dato, en esta ejecutiva estaba el escritor Manuel Vázquez Montalbán. En este congreso se quitó de los estatutos el término eurocomunista.

Desde el PCE, con Carrillo muy empeñado en ello, se forzó un nuevo cambio en el PSUC. Hubo presiones tremendas y prácticamente se forzó la dimisión de la dirección. Se amenazó con quitarles toda la financiación que encauzara el PCE para ellos. Se nombró una gestora que realizó una expulsión de los principales opositores prosoviéticos que quedaban. Como consecuencia de ello empezaron las renuncias, que vendrán fundamentalmente del Baix Llobregat y Valles Occidental, localidades del cinturón industrial barcelonés con fuerte implantación prosoviética.

Se convocó en marzo de 1982 el VI Congreso. En él volvió a la Secretaría General Antonio Gutiérrez Díaz, y se recuperó el eurocomunismo en los estatutos.

Finalmente, el sector prosoviético dejó el PSUC, y en abril de 1982 se constituyó el Partit dels i les Comunistes de Catalunya (PCC), del cual Pere Ardiaca fue elegido presidente. De los aproximadamente 25.000 militantes del PSUC unos 8.000 se pasaron al PCC.

En las elecciones generales de octubre de 1982 el PSUC pasó a tener un solo diputado, que fue por Barcelona. Fin del PSUC En 1985 en el VI Congreso fue elegido Secretario General Rafael Ribó y se eliminó el carácter comunista del partido. Posteriormente se patrocinó en 1987 la coalición Iniciativa per Catalunya (IC), actualmente Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), donde participaban el PSUC y el PCC junto con otros grupos de izquierda o ecologistas.

Por fin en 1997, de forma antiestatutaria en el IX Congreso, a propuesta de Rafael Ribó, la dirección de ICV hizo desaparecer el histórico PSUC.

Manuel G. Blog del viejo topo