31.000 VISITAS, SI TIENES ALGO QUE PUEDAS APORTAR, PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS cunitmar@gmail.com

Crónica de la iglesia de la época 1956

Revista El Pensamiento 1 de julio de 1956

PRIMERA MISA 
en la barriada de Mercadé 

La simpática barriada de Mercadé, que es como un a modo de villa aparte, pero satélite de nuestro ilustre pueblo, ilustre por muchos conceptos, vivió el pasado día 29 de junio uno de los días más felices de su historia.

Ya sabemos lo que es aquella vecindad, personas buenas y sencillas a quienes siempre vemos unidas en la alegría y en el dolor Si cuando la adversidad ha visitado, aún el más humilde hogar todos han sentido la misma pena y han prodigado al afligido sus consuelos con verdadera fraternidad cristiana, ¿qué de extrañar tiene que cuando la hora del júbilo sonara todos vibraran a su unisono con alegría y fervor?.

Y ... era el día de San Pedro Apóstol, "super hanc petram aedificabo Eclesíam meam"; y era un hijo de la barriada el Rdo. P. Rosendo Canet Fernández quien celebraba su primera Misa solemne. Eran nuestro magnifico alcalde don José Riu Carreras y la virtuosisma dama doña Sabina Olivé, Vda, de Busquets, quienes apadrinaban al misacantano, y era el local destinado a escuela del estupendo grupo de viviendas próximo a inaugurar donde se instaló la capilla provisional. .. ¡Cristo el morador de aquel edificio, ilusión de la barriada!. ¡Aleluya!, ¡aleluya!.

Cuando el Rvdo. Dr. don Juan Saborit, Pbro., enaltecía las glorias del Sacerdocio, alguien susurró: **¿un sermón con tanta filosofía lo entenderán todos?". Claro que lo entendieron, y muy hondo que caló. AI entonar la primera estrofa del '"Prefacio" el que confirmaba sus desposorios con la Iglesia, con sonrisa leve indiqué con los ojos a quien tal pregunta hiciera mirase a la feligresía que con su abstracción contestaba al "Sursum corda*': Nuestros corazones ya los tenemos elevados al Señor. Es que sabían muy bien el valor de una misa pues a mas de la magnífica creación sagrada que habían escuchado, la "Sociedad Recreativa Almeda" tuvo el buen acierto de haber organizado días antes unas conferencias en su propia sala de actos y preparó al pueblo para tan magna solemnidad. y aquel pueblo bueno y sencillo supo elevar sus corazones al Señor desde las primeras horas de la mañana.

Aquellas colgaduras que lucían en todas las casas, acierto de haber organizado días antes unas conferencias en su propia sala de actos y preparó al pueblo para tan magna solemnidad. y aquel pueblo bueno y sencillo supo elevar sus corazones al Señor desde las primeras horas de la mañana. Aquellas colgaduras que lucían en todas las casas; aquellos aplausos al descender del tren el hijo predilecto; aquel arco de triunfo; aquellos muchachitos graciosos que subidos a una silla a modo de tribuna recitaban poesías .,. unas largas como ramilletes, otros tan solo una cuarteta, pero sucediendo uno al otro, como florecillas literarias que se arrojaban al paso del nuevo sacerdote, ese sacerdote nacido allí...

¿Como describir fielmente la jornada, toda ella espiritual? ... Abremos de cantar los versos del príncipe de los poetas, San Juan de la Cruz, cuando hace decir a las criaturas contestando al alma que busca el amado:

Mil gracias derramando pasó por estos sotos con presura Y, yéndolos mirando, con solo su figura vestidos los dejó de su hermosura. 

Así fue, El Señor anduvo por las calles de aquella barriada, isla emergida de un vergel florido, donde había brotado una rosa mística. G. E., jullo del 956.