33.000 VISITAS, SI TIENES ALGO QUE PUEDAS APORTAR, PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS cunitmar@gmail.com

Gregorio Romero 1973

Recordando a Gregorio y Manolo Romero.

Tiempo atrás recordaba con mi amigo Serafín, como y en qué circunstancias nos sorprendió la noticia del trágico accidente de moto, que se llevo las vidas de dos personas que eran muy apreciadas y queridas en el barrio. El domingo día 2 de septiembre  del año 1973 Gregorio Romero y su hijo Manolo, que tenía más o menos nuestra edad (17 años) y con el que manteníamos amistad desde la infancia.
Recordábamos a Gregorio limpiando y preparando su moto en la esquina de los pisos entre la calle Tirso de Molina y Pasaje Busquets, días antes de su marcha al pueblo de Rabanera del Campo de la provincia de Soria donde se iba a ir a pasar las vacaciones junto a su familia.
Gregorio era un personaje afable y comprometido con el barrio, se le podía ver en el Centro Social y participaba con el Grupo Cívico, no resultaba para nosotros entonces muy jóvenes mantener una conversación con él.

Recuerdo ese verano de 1973 como muy caluroso, Nosotros, militábamos en la clandestina organización de Bandera Roja que había en el barrio. En esos días la organización de Almeda había tomado la decisión de imprimir unas octavillas con grandes letras, con motivo del 2º aniversario de la riada del 20 de septiembre de 1971, para reivindicar la canalización del rió.

Gregorio Romero, abajo segundo por la derecha.
A Serafín que para entonces trabajaba en una empresa de artes graficas, se le encargo que hiciera la plantilla con letras de caucho para imprimir las octavillas, pero tras hacer varias pruebas, estas no quedaban bien, por lo que se opto por utilizar otras de corcho que compramos ya hechas, y con las que se formo el texto, que se imprimiría a modo de tampón.

Estábamos a finales de agosto, y el lugar elegido para imprimir las octavillas, fue el piso 3º 2ª de la calle Tirso de Molina escalera A. Ese era el piso donde Gregorio vivía con su familia, y que aprovechando su ausencia, y debido a la escasas posibilidades de disponer de espacios para realizar esta actividad, Miguel Salas su cuñado, también militante de la nuestra organización, nos dejo utilizar su vivienda para llevarla a cabo.

Manolo Romero, arriba primero a la derecha.
Fue en el propio dormitorio de Gregorio y Aurora concretamente sobre su cama, de la que retiramos el colchón, donde jóvenes sudorosos imprimíamos las octavillas a dos tintas, azul y grana, los colores del Barça, idea de Carlos Esteban, nos turnábamos, e intentando ser lo más discretos posibles subíamos y bajamos las escaleras de aquel piso con el mayor cuidado para no levantar sospechas ni encontrarnos con el Fincias, militar retirado que vivía dos pisos por debajo, del que desconfiábamos.

Por allí fuimos pasando parte de los que militábamos en Bandera, Miguel Salas, Luis Campo, Javier Giménez. Baena, Carlos Esteban, creemos que también estaba Montse Romero (su hija), Serafín Valor y yo mismo Andrés Sánchez, y tal vez alguno más que no acertamos a recordar.

Aquel  día 2 de septiembre, la Guardia Civil  se presento en la puerta de la escalera donde habíamos, estado imprimiendo las octavillas, causando la alarma, entre nosotros, hasta que supimos que el motivo que les llevo allí, que no era otro que el de  notificar a Aurora la mujer de Gregorio, del grave accidente de moto que su marido y su hijo habían sufrido a su regreso de vacaciones, pero no lo pudieron hacer ya que Aurora no se encontraba en casa pues ella tenia que hacer  el viaje de regreso un día después en tren con sus hijos más pequeños Pili y Enrique.

Esa misma mañana del domingo día 2 de septiembre del 73 se había realizado una reunión clandestina en la montaña de Torrellas,  a la vuelta como tantas otras veces, algunos se pasaron por el Patronato  para hacer el vermut, entre ellos, Manuel Campo Vidal y Miguel Salas, allí se encontraron con Manuel Campo (padre) que les  notifico la mala noticia.
Inmediatamente, Miguel Salas, Manuel Campo, Montse Romero y Salvador Colominas, se desplazaron inmediatamente  a Tarazona  pueblo de la provincia de Soria donde había sucedido el mortal accidente.
Andrés Sánchez Vega


Ramón Rull
La voz del llobregat 11- 9 -73