30.000 VISITAS, SI TIENES ALGO QUE PUEDAS APORTAR, PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS cunitmar@gmail.com

La Enseñanza en Almeda

Los Inicios

  El Colegio Raposo años 50

El Colegio - Academia Raposo, propiedad de José Raposo Casanes, fue durante años la única escuela (privada) que había en el barrio Almeda hasta la apertura del Colegio Nacional Dolores Almeda en 1960, de carácter público.
La escuela Raposo, fue punto de referencia para el barrio y un claro ejemplo de una autentica escuela de posguerra.

El matrimonio Raposo abrió su escuela de enseñanza básica al final de la calle Dolores Almeda en el número 89, que entonces quedaba cortada en este sitio por el paso de uno de los numerosos canales de riego que había en Almeda.




Los Colegios Dolores Almeda

La construcción de 140 nuevas viviendas por el Ministerio de la Vivienda suponía un crecimiento significativo del barrio, por lo que se proyecto incorporar junto a estas un grupo escolar para la enseñanza primaria.

Este grupo escolar abrió sus puertas en 1960 y contaba con ocho aulas, cuatro aulas para niños y cuatro aulas para niñas, con entradas separadas para cada grupo, los cursos primero y segundo se ubican en la planta inferior y tercero y cuarto en la planta superior. En la planta de abajo y separando las aulas de niños y niñas se encontraba una sala que estaba dedicada a gimnasio y sala de actos.

Esta sala fue utilizada para la celebración de misa y todo tipo de actos religiosos, Bodas, bautizos y comuniones entre otros, hasta la construcción de la iglesia San Jaime en 1963.

También contaba con un patio de recreo de tierra que separaba niños y niñas por una valla de setos en la parte posterior del colegio. Y todo el vallado en obra, este patio daba a la parte trasera de los pisos, dado que no había lugares de esparcimiento y juego y a la proximidad de los pisos, desde donde las madres podían vigilar a sus hijos, convertían este patio en lugar de juegos y de encuentro también durante las horas extraescolares, pese a la oposición del colegio.

Los maestros de la época que impartían clases, como Don Vicente, Don Jesús o Don Ernesto y Don Valentín, hombres para niños o Doña María, Doña, Magdalena, Doña Aurora o Doña Luisa, mujeres para niñas eran docentes con una edad avanzada.

Patio de los colegios

Esta escuela estuvo funcionando hasta mediados de los 90 fecha en que se abrió un nuevo grupo escolar con el mismo nombre que sustituiría a este ya obsoleto y insuficiente edificio.

Actualmente este espacio esta remodelado y en él están ubicados en el Centro Social Almeda – Asociación de Vecinos Almeda y en una parte de los bajos se aloja un ambulatorio. Los colegios es uno de los pocos edificios públicos y referentes que quedan de aquellos años.

La enseñanza de la época

La Historia es el arma política del gobierno.

La enseñanza de la Historia de España durante el franquismo, tanto en la Escuela primaria como en el Bachillerato viene a reflejar esta afirmación. Los maestros debían ceñirse al programa y puntos valorativos establecidos por el Ministerio de Educación Nacional. Así mismo, los manuales de historia y enciclopedias utilizadas por estos, mostraban la interpretación oficial dada por el franquismo, que venía avalada por su condición de textos revisados por la censura.
Estos libros de texto, fueron utilizados como un elemento importante de adoctrinamiento ideológico por parte del Estado". Enseñar historia se convirtió, por lo tanto, en un instrumento de combate, cuyas armas eran la religión católica, la raza y el Imperio, todos ellos, conceptos inmersos en la genuina cultura de la España de postguerra.

Ideología

Aula de los colegios

El adoctrinamiento ideológico de la sociedad fue una de las principales consecuencias que provocó la victoria del franquismo. Introducir los nuevos valores morales fue una de las tareas de las que se encargo el Ministerio de Educación Nacional y el gobierno La enseñanza básica contaba con tres grados el primer grado hasta los 7 años, el segundo de 7 a 12 y el tercero de 12 a 15 años.

Fines de la Educación Primaria

Proporcionar a todos los españoles cultura general obligatoria

Formar la voluntad, la conciencia y el carácter del niño en orden al
cumplimiento del deber y a su destino eterno.

Infundir en el espíritu del alumno el amor a la idea al servicio de la Patria, de
acuerdo con los principios inspiradores del Movimiento.

Preparar a la niñez capacitándola para ulteriores estudios y actividades de
carácter cultural.

Contribuir, dentro de su estera propia, a la orientación y formación profesional
para la vida del trabajo agrícola, industrial y comercial.


Art. 55 de la Ley de Educación de 17 de julio de 1945.

El Método

La enciclopedia Álvarez fue el referente para el estudio de aquellos primeros tiempos, se editó por primera vez en el año 1956 y su última edición llego hasta 1966. En la décadas de los 50 y los 60 estudiaron más de 8 millones de niños con este libro escolar.
En esta enciclopedia no solo se trataba la Historia de España, también trataba otros temas y materias, tales como: Historia Sagrada, Evangelios, Lengua Española, Aritmética, Geometría, Geografía, Ciencias de la Naturaleza, Formación Político-Social (niños), Lecciones Conmemorativas, Formación Familiar y Social, Higiene, Formación Política (niñas) y Conmemoraciones escolares. Así mismo, a la enciclopedia le acompañaban otra serie de libros: uno para el maestro, titulado Sugerencias y Ejercicios, en el que se completaba el índice de conocimientos que los Cuestionarios Nacionales señalaban para cada curso, figurando miles de ejercicios de carácter activo que, por extensión, no procedía ponerlos en el libro del alumno.

Esta es la educación que recibimos aquellos niños que llenábamos las aulas recién abiertas del aquel colegio en 1960, venidos a vivir aquí de diferentes lugares del país y que fuimos receptores de este tipo de enseñanza de la posguerra.

Grupo de alumnos que representó la Cenicienta en la escuela Dolores Almeda 1967

Una enseñanza en sus valores ideológicos que se rebeló inútil, Almeda barrio un obrero, situado entre fábricas y campos, lleno de necesidades y carente de casi todo tipo de servicios, nos mostraba a diario la realidad en la que vivíamos, esta sí que fue una verdadera escuela, una escuela de la vida,donde aquellos niños nos formamos como personas.

La Guarderia

La guardería, que más tarde sería la Escuela Joan Maragall se inauguro el 14 de febrero de 1965, nacía con un nuevo talante, (el mismo Oleguer Bellavista diría, que fue la primera escuela activa de Cornellà). En aquellos primeros tiempos, es la Junta de Padres, constituida por sus promotores, la que impulsa la escuela con la colaboración y voluntarismo de sus maestros: Eugènia Codinachs y Dolores Ramos primero y con Ramón Caminals, Carme Caminals y Assumpta Lecha más tarde, que se implicaron en la escuela y en el barrio , más allá de la pura actividad profesional.
En 1969 se le pone el nombre Joan Maragall.

Durante los años 69-70-71 se organizaron algunos actos conjuntos de las tres escuelas de Almeda, Colegios Dolores Almeda, Escuela Maragall, y Academia Alpes-Raposo, como festivales infantiles, algunas excursiones y sobre todo algunas reuniones de padres, a las que asistieron pedagogos, sicólogos o pediatras de Barcelona.

La Escuela Maragall –escuela activa, funciono desde 1964 hasta 1972.
Después de estar un tiempo cerrada, finalmente se hizo cargo el Ayuntamiento y lo que fue durante ocho cursos una escuela activa, se convirtió en un Parvulario Municipal donde se volvió a impartir la enseñanza tradicional de las escuelas nacionales.

En la parte superior de la guardería se construyo el local del Centro Social Almeda que fue inagurado el 25 de julio de 1967.


Andrés Sánchez Vega