32.000 VISITAS, SI TIENES ALGO QUE PUEDAS APORTAR, PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS cunitmar@gmail.com

El Grupo Cívico

En 1970 se presenta a presidente del CSA una persona que hace poco que ha comenzado a asistir al Centro Social Almeda. Lo hace movido por la necesidad de buscar solución a tanta carencia y tantos problemas como hay en el barrio. Es Jordi Salesa. Con él, otras caras nuevas, como Manuel Campo Tolosana, Reinhold Schmoll, José Ballesteros, y otras ya conocidas, como Jordi Sanfeliu, formarán un grupo de personas mayores (en aquella época "mayores" sólo significaba casado y con familia) cada vez más unidos por las mismas preocupaciones. Esta motivación los llevó a fundar, dentro del Centro Social Almeda , el Grupo Cívico, que hace su presentación y declaración de principios en el número de enero-febrero de 1970 de la revista CARRILET.

Manuel Campo hablando con un grupo de jovenes
Uno de los primeros trabajos del Grupo Cívico es el estudio de todas las deficiencias del barrio. Es la primera vez que en Almeda se realiza un estudio de estas características, exhaustivo y serio. El resultado es publicado en febrero de 1970 en un dossier que se reparte por el barrio. Convencidos del valor de su trabajo, sus redactores añaden una nota con el coste que suponía la publicación de aquél estudio y la solicitud que se haga efectivo el importe.

El estudio, acompañado de fotografías, es enviado al Ayuntamiento de Cornellà y a otras administraciones públicas, reclamado una respuesta a cada uno de sus puntos. Ya no se trata de reclamaciones puntuales e inconexas, es una reclamación global que requiere una respuesta también global. El estudio es tan riguroso y lejos de toda demagogia, que el Ayuntamiento se ve obligado a establecer un diálogo con el recién estrenado Grupo Cívico
Desgraciadamente, al Grupo Cívico no le faltaría trabajo, muy pronto le caerán encima dos graves problemas que se añadirían a su larga lista: el Plan Parcial y las inundaciones del rio Llobregat.

Aquel "Grupo Cívico" perduró durante muchos años y fue punto de referencia tanto para los vecinos del barrio como para las administraciones públicas. A las que el grupo no dejaría de presentar sus reivindicaciones.

Ramón Rull
Històries d’amor entre un centre social i un barri.